La nulidad del despido durante una incapacidad temporal

Desde Salvador Tax&Legal queremos acercarnos hoy a la controversia de si es nulo el despido durante la incapacidad temporal.

Hasta no hace mucho la respuesta era clara y consensuada por los tribunales, el despido durante la incapacidad temporal no se consideraba nulo por entender que la enfermedad es una situación que afecta a todos los trabajadores y no a un grupo determinado, por lo que no cabe la discriminación, no pudiendo tenerse en consideración la nulidad.

Y ello porque únicamente cabe la nulidad del despido en los supuestos tasados del artículo 55.5 del Estatuto de los Trabajadores, los cuales son discriminación o violación de derechos fundamentales y libertades públicas.

Entendiéndose, así mismo, el despido directamente nulo en los casos legalmente establecidos, como son:

  • Los despidos durante el permiso por maternidad u adopción, paternidad, riesgo durante el embarazo o durante la lactancia natural o por enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia natural, o el despido notificado en una fecha tal que el plazo de preaviso concedido finalice dentro de dichos periodos.
  • Despidos de trabajadoras embarazadas, trabajadores que hayan solicitado reducción de jornada por cuidado de familiar o permiso de lactancia uno de los permisos a los que se lo estén disfrutando la excedencia por cuidado de hijo  y el de las trabajadoras víctimas de violencia de género por el ejercicio de los derechos.
  • Así mismo, es nulo el despido tras la reincorporación después de finalizar los periodos de maternidad o paternidad, siempre que no hayan transcurrido 9 meses desde el nacimiento del menor.

A pesar de que parecía asentada la jurisprudencia acerca de la inexistencia de vulneración de un derecho fundamental al despedir a un trabajador en incapacidad temporal, pudiendo citar, entre otras, las Sentencias del Tribunal Supremo de 23 de Mayo de 2005 o de 27 de Enero de 2009, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dado un giro a esta línea sostenida en el tiempo por los tribunales españoles en su Sentencia de 1 de diciembre de 2016.

La sentencia se dicta a raíz de una demanda interpuesta por un trabajador que solicitó la nulidad del despido por vulneración del derecho a la integridad física y por ser discriminatorio, alegando que la causa real del mismo era su incapacidad.

El TJUE establece que se tendrá que probar que la causa del despido deriva directamente de la incapacidad temporal, entendiéndola como una discapacidad cuando se prevea duradera, es decir, que 

en la fecha del hecho presuntamente discriminatorio, la incapacidad del interesado no presente una perspectiva bien delimitada en cuanto a su finalización a corto plazo o el que dicha incapacidad pueda prolongarse significativamente antes del restablecimiento de dicha persona”.


En base a lo anterior, los Juzgados españoles empiezan a dictar sentencias dispares acogiéndose a lo establecido por el TJUE, pudiendo declararse nulo el despido de un trabajador en incapacidad temporal si el juzgador entiende que se trata de una incapacidad con una duración considerable (porque no hay un tiempo mínimo pautado) y la causa del despido es motivada por esta situación.

Si desea más información, click aquí y no dude en ponerse en contacto con nosotros y estaremos encantados de atenderle.

 

Rosa Moreno

Abogada Especialista en Derecho Laboral

transferencias entre países comunitarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.